Síguenos

El campo

DRACMA dispone de una superficie total de 215 hectáreas de campos de naranjos, tratados y cuidados diariamente para hacerte llegar las mejores mandarinas con una calidad excelente.

Nuestras clementinas

Esta variedad fue descubierta por el Padre Clément Rodier a finales del siglo XIX en el jardín de su orfanato en Argelia. Son muy similares a las mandarinas pero la pulpa es decididamente más anaranjada.

Nuestros recolectores llevan a cabo un delicado proceso de recolección ya que hasta que la fruta

 

Nuestra naranja

proceso de recolección ya que hasta que la fruta no se encuentra en su mejor momento para ser retirada del árbol no se recoge.  Nuestras clementinas, te ofrecen un sabor y una textura única. Además no son tratadas con productos químicos con lo cual mantienen su sabor 100% original.

Día a día en el campo

Con la salida del sol, nuestros recolectores se desplazan a nuestros campos para empezar el trabajo. Manualmente miran cada una de las clementinas de los árboles para recolectar únicamente la fruta que está en su momento óptimo. Una vez, se ha recogido y se han realizado las labores de mantenimiento de los campos, la fruta es transportada a nuestros almacenes donde pasan exhaustivos controles de calidad para que el cliente quede satisfecho y  con sus expectativas cumplidas.

Control del producto

En DRACMA hemos adoptado una herramienta que nos permite reconstruir la historia de un determinado producto desde que se cultiva hasta que llega al cliente: la trazabilidad. De esta forma, en cualquier momento podemos saber el histórico, la ubicación y la trayectoria de nuestros productos y a que procesos han sido sometidos, gracias a la incorporación de unos sistemas de codificación y bases de datos.

Mediante esta herramienta ofrecemos al cliente la posibilidad de acceder a un conocimiento profundo de cada una de las prácticas que lleva a cabo DRACMA, aportándole garantía de calidad, aumentando su confianza y su seguridad a la hora de consumir nuestras clementinas.

 

Subir